Loading...

06 agosto 2012


Entonces ya no me buscaras
a la puerta de mi casa, ni sonará
esa estrinque  que colgaba de tus pies rasgados,
no seremos compañeros de carrete,
ni cómplices en el silencio...
te buscaré donde acaban los recuerdos.
el único lugar donde tanta promesa al viento se hizo inmortal.

No hay comentarios: