Loading...

23 noviembre 2007

De un gran capullo nació un pequeño insectillo, ese insectillo frágil y dormilón fue la luz de luna para mas de un camino, ese pequeño fue de la clase voladora, de la que no le cuesta soñar, tenia alas tan grandes y coloridas que cubrieron a todos a su alrededor de una atmósfera de paz y superioridad, llevo a muchos a querer apretarlo contra sus cuerpos y cortar su aliento no querer soltarlo y no dejarlo volar, le gustaba la bebida, le gustaba la comida, le gustaba bailar y soñar; ese insectillo antes de nacer hacia fiestas a su funeral, el no temía sabia k no vería mas luz del sol k la que cruzaba por la seda de su habitación, el confiaba en el amor, en los sueños y como todo niño no le temía a quemarse volando con el sol; El salio de su capullo y encontró un mundo inesperado, mas negro de lo que pensaba y mas remediable de lo que podía suponer, pero pensó Si yo estoy aquí por amor ¿Cómo este mundo no puede cambiar? Y se dispuso la tarea de ir con sus alas cerca del sol, difundir su historia a los astros para a si cambiar el enigma del mañana…. así fue como nació el hijo del sol.

No hay comentarios: